El Limbo, un lugar que nunca existió…

Una de las grandes contradicciones puesta en manifiesto de la religión católica es el limbo, éste lugar que nunca existió, por muchos años se creyó era el destino de todo recién nacido que no era bautizado y perecía.

Dicha  creencia sobre su existencia, fue motivo de muchos mitos y creencias las cuales en algunas épocas tuvieron mucho peso y al menos hasta antes de que el  Papa Juan Pablo II declarara su inexistencia, se consideraba que todo ser humano que moría sin el sacramento del bautizo (principalmente niños)  llegaría a dicho lugar, un lugar sin sufrimiento pero alejado de Dios.

El limbo fue un lugar que para  algunos sectores católicos  en algunas épocas tuvo una importancia tal que se llego incluso a separar en los cementerios las áreas para los infantes muertos sin bautizo.

En iglesias antiguas puede verse la  pila bautismal la cual es de tamaño considerable y con una tapa o cubierta, esta era de estas dimensiones y características por que se tenia la costumbre de llenar de agua la que seria bendecida para los bautismos de todo un año con el fin de que esta fuera requerida en cualquier momento, sin embargo este hecho también implicaba que el agua bendita fuera guardada por  lapsos grandes de tiempo  y se le agregaba sal evitando así la descomposición de la misma.

Esto mismo llevo en algún tiempo a creer algunos mitos, por ejemplo el creer que no era bueno que tiraras la sal, ya que si hacías esto los niños que estaban en el limbo llorarían.

Comentarios

  1. Por iger

    Responder

    • Por Carlos

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *