El Integratrón

Esto se trata de una construcción con un diseño bastante amorfo, pues tiene un techo en forma de domo, y fue construida por allá de los años cincuentas por una persona dedicada a la ufología y a los fenómenos paranormales de nombre George Van Tassel y dentro de esta construcción se reciben a personas quienes quieran “darse un baño sónico” esto muy cerca de una localidad de california llamada Landers en el desierto Mojave.
Se dice por parte de su creador, que recibió instrucciones realmente precisas de unos seres que él dice vinieron de Venus para así poder construir una máquina que según sus palabras prolonga la vida y ayuda así para aprovechar la sabiduría de la edad; así también dice haber recibido prototipos de anti gravedad y una máquina para viajar en el tiempo.
Esta construcción de 11.5metros de altura y unos 16,7 metros de diámetro se dice que emplea propiedades curativas de algo llamado “geometría sagrada” la cual dicen comparte con la basílica de San Pedro.
Con un costo de 25 dólares por persona “El Integatron” abre sus puertas a todos aquellos que quieran pagar esta cantidad de dinero y así poder escuchar sonidos que surgen de algunas vasijas de cuarzo manipuladas por una persona llamada “Guía” esto durante cerca de una hora; no se permiten cámaras que filmen esta experiencia y no se permite entrar con celulares para vivir esta experiencia traída desde las estrellas.
Es increíble que se tenga que tomar cola para así poder entrar a disfrutar de esta experiencia, pues cada turno se llena de cerca de unos veinte participantes los cuales se recuestan en tapetes de yoga y escuchan un concierto extraño durante una hora y conforme pasa el tiempo el sonido va subiendo poco a poco y se escucha perfecto gracias a las correctas propiedades acústicas del domo.
Lo que dicen los asistentes es que aunque este método no venga precisamente de el espacio exterior lo que si te refleja físicamente es que se siente una gran paz interior y exterior gracias al curioso sonido emitido esto producido por el rose de una tela al contacto con las bocas de las vasijas, este sonido es tan relajante que incluso provoca un sueño profundo a algunos de los que más lo necesitan, según palabras de su creador y constructor.
Se dice por su creador que este sitio aprovecha las ventajas magnéticas del espacio en el que fue erigido, aparte de la existencia de los tres ríos subterráneos que corren por el lugar, esto hace que el visitante se cargue de una correcta energía y así emplear el poder curativo de esta construcción.
Posteriormente al baño sónico el paseo concluye con la visita a la “Piedra Gigante” la cual es un monolito que cubre unos quinientos metros cuadrados en donde se dice Van Tassel tuvo aquella visión revelada por habitantes de otro planeta y le fue revelada la construcción precisa del “Integratron”
Lo que se sabe con certeza por el mismo Tassel como por algunos oriundos de la zona es el constante avistamiento de OVNIS en la zona de la piedra gigante, aunque en la actualidad es muy visitada y esta totalmente gravada con grafitis pues aparte de los visitantes que buscan OVNIS por la noche el lugar se ha vuelto muy famoso por los aficionados a correr en buggies y cuatrimotos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *