El Gamusino

El gamusino es un ser imaginario utilizado desde hace mucho tiempo para engañar a cazadores inexpertos o para hacer que los niños pasen un rato jugando, sobre todo por la noche y dejen a los adultos descansar tranquilos.

Es un historia simpática, ya que el gamusino solo daña el amor propio de todo aquel que sigue cayendo en esta broma que tiene siglos de historia. Tiene multitud de variantes regionales y multitud de nombres, aunque todas las variantes consisten más o menos en lo mismo.

Un grupo de cazadores expertos sale al campo con el novato, y le dan un saco en el que meter los gamusinos que vayan cazando. Le dan una descripción imaginaria del simpático animal, y mientra el incauto cazador intenta ver a un animal que no existe, el resto de acompañantes va cogiendo piedras, ramas u otros materiales del campo y los van metiendo en el saco del novato, que por supuesto no será capaz de coger ninguno.

La figura del gamusino también es utilizada para divertir a los niños. Cuando anochece se les dice a los niños que vayan a cazar gamusinos y se les da una descripción más o menos fantástica de dicho animal. Los niños partirán encantados a la caza de esta extraña criatura y dejarán a los mayores tranquilos.

La broma no sólo se hace en España, estando extendida a varios países, como Cuba donde se gasta una variante de esta broma a los excursionistas, a los que se les dice que el gamusino es atraído por el ruido. Al incauto se le da una lata con un palo y un saco, de forma que haga ruido con la lata mientras canta una ridícula canción, a la vez que deja el saco abierto en el suelo para que el gamusino, atraído por el ruido entre en él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *