El cuadro que mueve los ojos

Esta historia la relata un amigo, la cual data de 1989, es cuando iba en la primaria al sur de la ciudad de México, mi amigo comenta que él asistía a un colegio católico, básicamente regido por monjas muy estrictas sobre todo en disciplina aseo y puntualidad.

Era una costumbre asistir a una pequeña capilla dentro de la escuela un par de veces al mes, donde iba un sacerdote a oficiar misa, a aunque los alumnos no tuvieran deseo de asistir era básicamente su obligación, en caso de no querer ir o poner alguna excusa sea válida o no, se enfrentaban con la represión de las monjas.

Mi amigo estaba próximo a ser la primera comunión y asistir a misa no le causaba ningún conflicto, me comenta que fuera de la capilla de la escuela en el pasillo se encontraba un cuadro del cual representaba a la monja fundadora del colegio.

Muchos niños de diferentes generaciones argumentaban que no querían asistir a las ceremonias realizadas por el sacerdote porque dicho cuadro estaba poseído por el espíritu de la monja, ya que muchos niños fueron testigos al igual que mi amigo, que era capaz de mover los ojos de una forma que no parecía natural, con una mirada furtiva llena de resentimiento y odio que jamás se le podría asignar a una monja.

Me he enterado que ese cuadro fue víctima de vandalismo recientemente por parte de un alumno de las nuevas generaciones, el cual en un ataque de pánico destrozó.

Aunque no existen testigos del hecho, el pequeño aún sigue en el hospital psiquiátrico argumentando que el cuadro movía los ojos, lo que más sorprende en este caso es la negligencia de las personas responsables en la escuela que fueron advertidas durante muchos años que el cuadro no era normal.

 

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *