El chupacabras

La descripción más común del chupacabras es la de un reptil, que parece tener la piel correosa o con escamas de color verde grisáceo y espinas afiladas como púas recorriendo  la espalda. Esta bestia mide algo así como de 1 a 1,2 m de altura, y se levanta y salta de una manera similar a un canguro. En al menos un avistamiento, se dice la criatura se sorprendió y su forma de huir fue la de saltar nada menos que 6 m. Esta variedad se dice que tiene nariz muy parecida a la de un  perro o pantera así como su cabeza, una lengua bífida, y grandes colmillos. Se dice que produce siseos y un chillido cuando se asusta, y cuando escapa suele dejar un olor sulfúrico y dando gritos, algunos informes afirman que el chupacabras tiene un extraño resplandor de los ojos de un rojo extraño que da la náusea testigos.
La segunda variedad de esta entidad tiene un parecido a un canguro o a un  perro de pie sobre sus patas traseras. Se pone de pie y salta como un canguro, y tiene la piel gruesa, con barba gris. La cabeza es similar a la de un perro, y su boca tiene dientes grandes.
Otra descripción de chupacabras, aunque no es tan común, se describe como una extraña raza de perro salvaje. Este es en su mayoría sin pelo y tiene una cresta dorsal pronunciada, inusualmente pronunciada cuencas de los ojos, colmillos y garras. Se afirma que esta raza puede ser un ejemplo de un reptil de perro. A diferencia de los depredadores convencionales, el chupacabras se dice que para a drenar toda la sangre del animal y veces órganos por lo general a través de tres orificios en la forma de un triángulo al revés o por medio de uno o dos agujeros.
Este animal se dice que es el resultado del cruce entre varias poblaciones de perros salvajes, aunque los entusiastas dicen que podría ser un ejemplo de un reptil-perro. La cuenta durante el año 2001 en Nicaragua de los cadáveres de un chupacabras apoya la conclusión de que es simplemente una extraña casta de perro salvaje.

El cadáver del presunto animal fue encontrado en Tolapa, Nicaragua y análisis forense en UNAN-León. Los patólogos de la Universidad encontraron que se trataba de un perro de aspecto inusual. Hay diferencias morfológicas notables entre las diferentes razas de perro, que fácilmente se puede dar cuenta de las características extrañas.
Algunos informes afirman que los ojos rojos el chupacabras tienen la capacidad de hipnotizar y de paralizar a sus presas dejando la presa mentalmente aturdido, lo que permite que el chupacabras pueda chupar la sangre del animal en su tiempo libre. El efecto es similar a la mordedura del vampiro, o de ciertas serpientes o arañas que inmovilizan a sus presas con veneno.

Muchos residentes de América del Sur han informado de avistamientos de El Chupacabras, y aunque varios, las descripciones comparten algunas semejanzas significativas. En muchos informes, incluyen la inflación visible de la región del estómago, después de que El Chupacabras se ha estado alimentando. La forma del animal cambia cuando la vejiga de este animal, pensando que es un como órgano, se llena con la sangre de su presa. Por otra parte, con casi todos los avistamientos reportados,  testigos han informado de grandes colmillos que sobresalen. Estos colmillos son sospechosos de ser huecos y ser los vehículos de la sangre en el que se alimenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *