Edward Mordrake, el hombre con dos caras

El día de hoy, en Cazamitos hablaremos de Edward Mordrake, un noble Inglés del siglo XIX el cual poseía una característica que lo hacía único entre todos los demás, tenía un rostro adicional en la parte posterior de su cabeza, la cual a diferencia de su rostro verdadero, tenía rasgos femeninos “adorable como un sueño, atroz como un demonio”.

Debido a su apariencia, Edward Mordrake decidió apartarse de su familia y amigos paulatinamente, hasta quedar completamente solo, únicamente acompañado por el demonio que tenía adherido a su cabeza.

Cuenta la leyenda que aquel rostro adicional, tenía la capacidad de reír y llorar, pero no podía hablar ni comer, sin embargo, Edward Mordrake aseguraba que todas las noches le susurraba cosas horribles, cuestión que lo orilló a rogar a los médicos de la época que le removieran a su demonio, ante la negativa de estos, optó finalmente por quitarse la vida teniendo únicamente 23 años.

Tal fue su desesperación sumada al odio hacia su otra cara, que en su nota de suicidio solicitaba que el rostro adicional fuera removido de su cadáver y destruido, así como su cuerpo fuese sepultado en tierra baldía, sin ni una sola marca que indique la ubicación exacta de sus restos.

Este personaje ha servido de inspiración en diversas obras, como la canción “Poor Edward” escrita por Tom Waits y la ópera titulada “Mordake” de Erling Wold.

 

Comentarios

  1. Por leo

    Responder

  2. Por AURY

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *