Cocodrilos en alcantarillas de Florida

 Las leyendas urbanas no siempre hablan acerca de fenómenos sobrenaturales, algunas tienen como eje central algunas historias que pueden llegar a tener algo de realidad, y otras llegan incluso a ser tan verosímiles, que la gente llega a creérsela de verdad, e incluso se registran casos en los que se asegura que ha habido testigos de ello. Una de estas leyendas tiene que ver con los acontecimientos que se desarrollan en las alcantarillas de la ciudad de Florida.

Con la llegada de la moda en la que todo el mundo quiso comenzar a adquirir especies exóticas, la gente empezó a comprar animales que no se podían domesticar, como los reptiles. Serpientes, iguanas y tortugas son solo algunas de las mascotas más exóticas que se pueden encontrar en las tiendas de animales, y con las que cualquiera puede hacerse para criarlas. La  fascinación de algunas personas por la rareza y el aspecto exótico de estas criaturas llevó a la gente a llegar aún más lejos. Fue entonces cuando los habitantes de Florida empezaron a hacerse con pequeños caimanes, capturados a veces en la zona protegida de los Cayos. Criaban a estos reptiles desde pequeñitos, pero que con el paso del tiempo empezaban a crecer de manera incontrolada, debido no sólo a su naturaleza, sino también con que comenzaban a comer demasiado y llegando a ser insaciables, por lo que incluso llegaban comerse alguna otra de las mascotas de la familia cuando tenían un tamaño lo suficientemente grande. Por supuesto, esto llegó a convertirse en un problema, por lo que los propietarios de estas criaturas decidieron tirarlas por las tazas del water. Creían que de esta manera se acababa con el problema, pero en realidad estaban creando uno nuevo y mucho mayor que el anterior.

Como eran muchos los caimanes que se arrojaban al WC y acababan en el sistema de alcantarillado, estos fueron adaptándose a la nueva situación. Se alimentaban de ratas y de los deshechos que la gente tiraba por el desagüe y como consecuencia de ello, en las calles ocultas de Florida, habitan monstruosos lagartos que se han convertido en un problema para el personal de limpieza y mantenimiento de las ciudades, y también para los ciudadanos, pues algunos aseguran haber tenido que enfrentarse a los ataques de estos reptiles.

Si bien es cierto que alguno de estos animales ha podido acabar en el desagüe de algún hogar, no hay pruebas reales de que en las alcantarillas de Florida habiten caimanes gigantes hambrientos que ataquen a todo el que pase por allí. Puede que al final consigan salir por los sumideros que comunican con manglares y se vuelvan a ver en libertad, sembrando el pánico por las calles de Florida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *