Calaveras Aulladoras: Bettiscombe Manor.

Se tienen muchos mitos y leyendas alrededor del mundo uno de los mas importantes en Inglaterra es el de los llamados “screaming skulls” o “calaveras aulladoras” en español; las cuales no son otra cosa que simples cráneos que se dice que atraen mala suerte a sus propietarios; es muy claro que a través del mundo la creencia en la existencia de fantasmas y fenómenos paranormales se hace presente en todas y cada una de las culturas diversas alrededor de nuestro planeta y esto esta muy vinculado a que en su totalidad las religiones que dentro de nosotros existe algo así como una sustancia divina indestructible la cual no desaparece después de la muerte, esta en ocasiones queda estática y anclada en la tierra por diversas manifestaciones. Sin embargo existen historias individualistas que solo pertenecen a una zona del mundo, este es el caso de este fenómeno que ocurre dentro de Gran Bretaña y les desglosaremos poco a poco a través de este artículo.

Un cráneo humano de un origen desconocido y que según testigos provoca algunas manifestaciones paranormales como fenómenos del tipo Poltergesit y sobre todo que este “grita” es el origen de las famosas “calaveras aulladoras” dentro de Inglaterra; se supone que cuando este pedazo de ser humano es cambiado de lugar en el que se encuentra, pues por ejemplo no le gusta ser movida de donde se encuentra a gusto o simplemente no quiere ser enterrada.

Uno de los casos más sonados dentro de la región es el de Bettiscombe Manor en un poblado llamado Dorser, en donde se tiene diversas versiones sobre la historia de esta calavera, la primera afirma que corría el año de 1685 cuando un hombre llamado Azariah Pinney que participó enla Rebeliónde Monmouth para derrocar al rey Jaime II. Después del fracaso de la revuelta, Pinney fue desterrado a la isla de Nevis, se convirtió en un hombre de negocios pues era comerciante de la caña de azúcar, pero en 1720 tuvo la mala fortuna de fallecer y heredó todo a su nieto John Frederick Pinney, cuando este intentó hacerse cargo de la plantación de la cual había sido heredado, se dio cuenta de la precaria situación en que vivían los trabajadores de la misma, pues prácticamente se llevaba a cabo un esclavismo muy disimulado para con los trabajadores, y decidió no hacerse cargo de la plantación por lo que cedió la misma a su primo llamado John Pretor; al momento de partir y abandonar su herencia John Frederick tomó a un esclavo con él y se volvió buen amigo del mismo, este le hizo prometer que cuando muriera se le daría sepultura en su tierra natal, promesa que hizo John Frederick a este esclavo negro, sin embargo este pobre murió y la promesa no fue hecha, ya que fue enterrado en el cementerio de Bettiscombe. Después de lo sucedido comenzaron a pasar cosas extrañas dentro de la propiedad de John Pretor pues durante algunas noches el sueño de muchos de los que vivían dentro de la propiedad fue bastante malo pues cada noche era perturbado por una serie de quejidos acompañados de gritos y golpes; lo que hizo a John Pretor tener que exhumar el cadáver de su amigo esclavo al cual no había cumplido su promesa y fue depositado nada menos que en el desván de la propiedad, después de que fue realizado todo esto, las actividades paranormales cesaron y misteriosamente en un enigma de lo acontecido solo se conservo por un largo periodo tan solo el cráneo del cadáver de aquel esclavo,  por cierto la cual ya no tenía la mandíbula en su lugar ya que al igual que los demás restos no se sabe a ciencia cierta que es lo que les ocurrió.

Se dice en diversos relatos que dicen haber sido vividos por diferentes personas que estaban cercanos a la calavera que, en las veces que se había pretendido retirar este resto humano de la casa,  la ciudad entera había sufrido terribles consecuencias; por ejemplo se cuenta que la primera vez que se trato de sacar la calavera una tormenta arrasó con las cosechas de la zona o derepente el ganado enfermó y murieron miles de cabezas de ganado, incluso alguno de los familiares de aquella casa murió el día que intentó retirar la calavera de lo que ahora era su hogar; cuando este personaje intentó enterrar a varios metros de profundidad y a la mañana siguiente ver que dicho objeto se encontraba arriba de la fosa cavada solo para ser llevado al interior de su morada. Por otro lado se dice que en 11847 una de las amas de llaves dijo a un visitante que gracias a este cráneo no se tenían la presencia de malos espíritus dentro de la cas, pero siempre que era retirada de donde se mantenía se escuchaban una especie de gritos más bien parecidos a los chillidos de un pequeño ratón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *