Baal, el primer demonio

A lo largo de la historia han existido varios relatos sobre entidades benéficas para la humanidad, que a lo largo del tiempo y por culpa de otras culturas, se van transformando en seres totalmente opuestos a lo que alguna vez se imaginaron, un claro ejemplo de ello es Baal.

Existen un sinnúmero de teorías realizadas por varios historiadores donde proponen a Baal como el primer demonioexistente, o al menos como el primer antecedente del diablo en las religiones judeocristianas.

En un principio, lejos de considerarse como un demonio, Baal era idolatrado como una deidad que controlaba la tempestad y la lluvia, que además era el protector de varias civilizaciones en Asia central, entre los que destacan los fenicios, babilonios y caldeos.

Baal fue considerado como demonio cuando la religión de los judíos tomó fuerza y condenó el culto a las creencias paganas, incluyendo sus dioses, cambiando drásticamente el origen de estos para ser rechazados instintivamente.

En algunos escritos de origen cristiano, se puede encontrar que Baal posee una connotación oscura, llamándolo el ángel caído, dando origen de esta forma a la figura del demonio Belcebú, que es una adaptación de Baal Zebub, llamado de esta forma en Ekron, una ciudad filistea.

Su existencia jamás se ha podido comprobar de forma certera a lo largo de la historia, siendo únicamente por medio de la fe de las personas como se puede establecer algún tipo de contacto o evidencia del mismo, si en realidad es un ser oscuro o una entidad benéfica para la humanidad sigue siendo un misterio que quizá nunca sea resuelto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *