Ayúdame

Era una noche realmente rara, justamente los padres de Alex lo habían dejado solo por primera vez en la casa sin alguien para que lo cuidara, ya era todo un joven de 16 años pero el no se sentía muy cómodo, se comenzaba a poner nervioso y a la vez excitado por que podría hacer lo que el quisiera, una noche antes le había hablado a su amigo Ricardo para que viniera a hacerle compañía esa noche del viernes; a lo que el amigo unos meses mas grande que él había aceptado con gusto después de pedirle permiso a sus padres; a Alex se le hacía muy raro que su mejor amigo aún no llegara, ya tenia cerca de 45 minutos que sus padres lo habían dejado solo en casa y ni pista de su amigo.

Tomó su teléfono celular y presiono el número en que se encontraba la marcación rápida de Ricardo, el teléfono dio 2 timbrazos para después mandarlo a buzón;  realmente extrañado, descolgó el teléfono de casa y marco a la casa de su amigo; pronto le contestó su mamá y pregunto por él, a lo que su mamá le dijo que ella apenas iba llegando pero había dejado una nota en la mesa que ya tenía un rato que se había marchado según la nota pero le había dicho que pasaría al súper a comprar botanas y refrescos, yo creo que no debe tardar; Alex agradeció colgando el teléfono y su nerviosismo por estar solo en su casa se hizo más grande, así que decidió prender la computadora y navegar un rato y checar su Facebook.

Vio algunas de las publicaciones de algunos amigos, chismeo en fotos de algunos perfiles y decidió abrir el chat de la página; curiosamente se dio cuenta que Ricardo se encontraba en el chat, lo cual le apreció gracioso pues no tenía un smat phone que soportara esta aplicación; así que inmediatamente le preguntó, ¿Dónde estas?

Pasaron unos minutos antes de que recibiera  respuesta; “en mi casa” fue lo que respondió el amigo; extrañado y pensando que quizá su mamá lo había negado insistió; “te estoy esperando”, pocos segundos después le contestaba su amigo “ayúdame”; su corazón dio un salto enorme y le preguntó ¿todo bien?; enseguida respondió, “no”; ¿Qué pasa? Pregunto Alex más nervioso de lo que ya estaba; la respuesta inmediata fue “ayúdame por favor”; extrañadísimo volvió a preguntar ¿te peleaste con tu mamá? Y de seguro por eso no te dejó venir; a lo que solo tuvo respuesta “ayúdame por favor”.

Alex pensando que no era gracioso sacó su teléfono del bolsillo del pantalón y pico el marcado rápido del teléfono de Ricardo; pero sucedió lo mismo dos timbrazos y buzón; ya enojado se dispuso a teclear “esto no es gracioso, por que no me contestas el teléfono; ¿Dónde estas?”; a lo que solo recibió un “en mi casa, ayúdame por favor”.

Realmente nervioso y ya muy asustado pregunto “¿Qué tienes en que te puedo ayudar?” la respuesta de su Ricardo fue algo sorprendente; “dile a mi mamá que me busque en el baño”; Alex realmente confundido pregunto ¿Qué? Y recibió de nuevo el mismo mensaje “dile a mi mama que me busque en el baño”. Desesperado Alex corrió al cuarto de sus padres y tomó el teléfono inalámbrico y marco a casa de su amigo, de nuevo volvió a contestar la mamá de Ricardo y le contó todo lo que estaba pasando; la señora dejó el teléfono y subió al baño como le indicaba Alex. Esperó por mas de 10 minutos en el teléfono y lo sorprendió una llamada entrante a su celular; dio un brinco y lo saco del bolso de su pantalón; sorprendido vio que se trataba de Ricardo; contestó el teléfono diciendo “bueno” inmediatamente la voz de su amigo le dijo “muchas gracias, cuídate mucho, necesito que vengas a mi casa” y repentinamente se cortó la llamada. Extrañado volvió a la llamada del teléfono inalámbrico y se dio cuenta que la señora había colgado; e instintivamente volvió a llamar pero el teléfono se encontraba ocupado, así que marco al celular de su amigo para que este lo mandara directamente a buzón.

Aterrado salió corriendo de su casa y se dirigió a la casa de su amigo, espero unos minutos y tomó un taxi que lo dejó justo en la entrada de la casa, en donde había patrullas y una ambulancia, saco dinero de su cartera y pago al chofer sin esperar su cambio, en la entrada vio a la mamá de Ricardo llorando desconsolada al lado de dos policías los cuales le tomaban declaración; así que uno de ellos hizo para atrás a Alex y su cabeza dio un vuelco,¿Qué es lo que había sucedido?

Por fin la mamá de Ricardo puedo hablar con él; y le platicó que Ricardo había tenido un accidente unas horas antes, parece que se le había olvidado la cartera y regreso a la casa, en donde pasó al baño y se resbalo por el piso mojado y calló fracturándose el cuello y muriendo de inmediato; Alex no lo podía creer, su amigo se había comunicado con él del otro mundo para que le ayudaran a que encontraran su cuerpo, inmediatamente después de escuchar todo esto, un choque eléctrico recorrió su cuerpo y calló desmayado.

Dos días después en el entierro de su amigo justo cuando comenzaban a echar tierra a su ataúd volteó como si algo lo llamara  a lo lejos pudo ver a Ricardo despidiéndose con su mano y caminando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *