Amuletos para la buena suerte en carretera

¿Alguna vez has visto colgado un zapatito de bebé en el espejo retrovisor? ¡últimamente no! ¿Será acaso que ahora les amarran mejor los zapatos a los niños? ¿O que se está quedando en el olvido este amuleto para la buena suerte?
Este amuleto para la buena suerte debía tener ciertas características para que tuviera valor y fuera efectivo. Éste no podía ni comprarse ni ser obtenido a través de un regalo, tenía que haber pertenecido a un bebé o un niño pequeño, y que dicho zapato fuese extraviado en la calle. La mayoría de las veces se obtenía cuando transitando por algún lugar  lo encontrabas a tu paso.
Este zapatito ya fuera tejido o de otro material se colocaba principalmente en los automóviles y era señal de tener buena suerte.
Otro elemento de protección usada en los vehículos es el del rosario (objeto a base de cuentas de madera, plástico o vidrio que se usa para rezar el rosario) el cual se coloca en el espejo retrovisor con la finalidad de proteger nuestro viaje de cualquier accidente, así como de robo. Muchas personas usan este elemento como protección, además de la bendición que se le da al vehículo en la parroquia cercana días después de ser adquirido.
Las patas de conejo que se ven suspendidas no solo en los espejos retrovisores, sino en muchos de los llaveros, también son un amuleto usado para la buena suerte.
Pero sin duda para las personas católicas no puede ser olvidado alguna estampita con la imagen y  oración para el buen camino, así como en algunos casos la imagen a escala pequeña pegada en alguna sección del vehículo ya que a él se encomienda la intersección para la protección en nuestro destino, mientras viajamos de un lugar a otro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *