5 leyendas cortas

En esta ocasión les presentamos 5 leyendas cortas, aunque en realidad son leyendas urbanas, las cuales por demás son muy interesantes, ¡esperamos sus comentarios!

Actualización de último momento, el número de leyendas cortas se ha incrementado a 7.

  • Muchas personas juran haber estado en un lugar, en determinado momento, pero se sabe que es imposible, ya que tantas personas nunca podrían haber entrado en ese sitio.
    Siempre tiene que ver con algún hecho que marcó a toda una generación, de tal forma que se genera en la mente de los que pertenecen a esa generación cierta necesidad de creer que ellos también participaron: de creer que ellos también “estuvieron allí“.
    En EEUU, esto ocurre con la gente que juraba haber estado en el primer concierto que dieron Los Beatles en los EEUU. Lo llamativo en todos estos casos es que ellos están convencidos de estar diciendo la verdad, y hasta te cuentan la historia con lujo de detalles y pormenores.
  • Hay un viejo mito que dice que un tren a gran velocidad puede arrastrar a una persona que está en el andén esperando, tras el propio tren y tirarlo a las vias y arrastrarlo por la fuerza centrífuga que genera detrás, el rebufo.
    Este mito ha quedado totalmente cazado, un tren a gran velocidad produce mucho movimiento de aire lateral y puede tirar a una persona muy cercana al tren al pasar al suelo incluso arrastrarlo, pero lateralmente, o sea por el propio andén en paralelo al tren. Es muchísimo más fuerte la fuerza lateral del tren, que el rebufo que se generá al final de los vagones.
    La prueba se hizo con un tren a casi 130 km/hora y arrastró algún objeto lateralmente durante varios metros, pero no absorvió hacia sí.
    Sí es muy peligroso estar en el andén junto a un tren al pasar a gran velocidad, pero no porque te pueda lanzar contra las vías sino porque te puede arrastrar lateralmente e impactar contra alguna señal o baliza.
  • Cuentan sobre una secta que en la noche de iniciación, los que comienzan tienen que conducir el coche con las luces apagadas por una carretera poco transitada.
    Cuando alguien les avisa que llevan las luces apagadas y le hacen señales encendiendo y apagando las luces, ellos encienden las luces del coche y lo persiguen y chocan hasta que tenga un accidente lo más grave posible.
    Si el conductor del vehículo que hizo las señales queda con vida, al aspirante no se le permite entrar en la secta.
    (Así que si te encuentras un coche sin luces por la noche, cuidado)

 

  • Un joven sale de fiesta y en una discoteca conoce a una chica de lo más hermosa, bailan y se lo pasan bien toda la noche, ella lo invita a su piso a pasar el resto de la madrugada, cuando llegan ella le ofrece un trago…
    Al otro dia el chico se despierta en la bañera desnudo sobre una cama de hielo y telefono a mano, en una nota le explicaban que debía de llamar a urgencias lo antes posible. Cuando le atiende el médico, le explica que le acaban de robar un riñon.
  • Tras la explosión de una gasolinera en Indonesia, las autoridades del país achacaron el siniestro a una chispa generada por el teléfono móvil de uno de los clientes de la gasolinera que estaba repostando y hablando por el móvil. Este mito se difundió rápidamente tanto por la televisión como por internet.
    La prueba.
    En un programa de televisión, en la cadena española Cuatro, se hizo la prueba en vivo: una caravana rociada de gasolina, y con el consiguiente vapor que produce la gasolina al evaporarse, y unos 200 telefónos móviles recibiendo llamadas sin parar. El resultado fue rotundo: no pasó nada, y el mito fue cazado.
    (Aún así, la Ley prohíbe suministrar gasolina con cualquier dispositivo emisor de radiación electromagnética en funcionamiento: la radio, celulares…)
  • Muchas personas juran haber estado en un lugar, en determinado momento, pero se sabe que es imposible, ya que tantas personas nunca podrían haber entrado en ese sitio.
    Siempre tiene que ver con algún hecho que marcó a toda una generación, de tal forma que se genera en la mente de los que pertenecen a esa generación cierta necesidad de creer que ellos también participaron: de creer que ellos también “estuvieron allí“.
    En EEUU, esto ocurre con la gente que juraba haber estado en el primer concierto que dieron Los Beatles en los EEUU. Lo llamativo en todos estos casos es que ellos están convencidos de estar diciendo la verdad, y hasta te cuentan la historia con lujo de detalles y pormenores.
  • Hay un viejo mito que dice que un tren a gran velocidad puede arrastrar a una persona que está en el andén esperando, tras el propio tren y tirarlo a las vias y arrastrarlo por la fuerza centrífuga que genera detrás, el rebufo.
    Este mito ha quedado totalmente cazado, un tren a gran velocidad produce mucho movimiento de aire lateral y puede tirar a una persona muy cercana al tren al pasar al suelo incluso arrastrarlo, pero lateralmente, o sea por el propio andén en paralelo al tren. Es muchísimo más fuerte la fuerza lateral del tren, que el rebufo que se generá al final de los vagones.
    La prueba se hizo con un tren a casi 130 km/hora y arrastró algún objeto lateralmente durante varios metros, pero no absorvió hacia sí.
    Sí es muy peligroso estar en el andén junto a un tren al pasar a gran velocidad, pero no porque te pueda lanzar contra las vías sino porque te puede arrastrar lateralmente e impactar contra alguna señal o baliza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *