5 datos reales de la Masacre de Texas

Estos fueron una ola de asesinatos cometidos por un individuo llamado Ed Gein alrededor del año 1954, esta historia la cual principalmente dio origen a una película llamada de la misma manera que les hechos ocurridos, algunas otras historias espeluznantes. Ya que esta es una historia tan conocía no gusto la idea de ofrecerte alguno datos de la masacre de Texas real. Ed Gein, autor de la verdadera masacre de Texas, nació en agosto de 1906, hijo de una madre austera y fanática religiosa, que aborrecía a su borracho marido. Los padres de Ed discutían casi a diario y cuando este bebía de más, lo cual era siempre, golpeaba a sus dos hijos, pero generalmente le gustaba pegarle a Ed.

  • La vida de Ed Gein siempre estuvo dominada por su madre, ya que esta se había prometido que su hijo no sería como esos hombres alcohólicos y lascivos. La infancia de Gein fue casi totalmente solitaria, esto se debió a que, su madre no dejaba que otros niños se acercaran, pues, estos representaban una amenaza a la pureza moral de su hijo.
  • Ed Gain decoro las paredes de madera de su casa con las pieles arrancadas de las caras de sus víctimas y en la cabecera de su cama cráneos que guindaban de la columna. Así se encontraron distintas pares de cuerpos humanos por toda su casa. La única habitación la cual parecía normal, era aquella que estaba tapiada con reglones de madera.
  • Después de décadas encerradas en una unidad psiquiátrica del hospital psiquiátrico de Wisconsin, donde su comportamiento fue el de paciente modelo, falleció ya siendo un anciano, el 26 de julio de 1984 de una insuficiencia respiratoria. Las enfermeras del hospital a conocer la noticia de su muerte se lamentaron y opinaron que era agradable y este se encuentra sepultado en el cementerio de Plainfield, justo a los restos de su madre.
  • Dentro de uno de los más grandes descubrimientos hecho sobre los asesinatos realizados por Ed se encontraron: La cabeza amputada y el corazón de Berenice Woder, se encontraron numerosas cajas con restos humanos los cuales fueron imposibles de identificar para la época y una colección de pieles de caras con el cabello intacto.

Esto último también se consiguió en otros descubrimientos, junto a cráneos ubicados en su cocina, alguno incluso partidos a la mitad, como si su intención fuera emplearlos como cuencos. Investigaciones confirmaron que las sillas que estaban en la mesa de su cocina esta recubiertas con piel humana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *